martes, 29 de abril de 2008

20 cm


Es una medida que seguro os suena a todos. Y realmente a veces 20 centímetros es mucho. Me di cuenta este domingo veraniego paseando por Madrid. Tenía una sed atroz y me apetecía una cerveza bien fresquita. Pero tenía el grave inconveniente de que las terrazas de los bares estaban llenas, rebosantes de sedientos acalorados como yo. Y justo al lado de una de esas mesas, llena claro, había un banco, a apenas 20 centímetros. Y una tienda de alimentación al lado, esas que regentan los chinos que tan buen servicio prestan en la noche madrileña (algún día hablaré de ello quizá). Solucionado. Vamos paso por paso: primero entro a la tienda. Doy las buenas tardes como persona educada que soy. Le pido una lata de cerveza. La pago. Doy las gracias y me voy al banco antes de que alguien se siente. Fácil. Pero no lo hice. Y seguía teniendo sed. Cada vez más. Pero es que esos 20 centímetros de los que hablaba al principio podían costarme casi 300 euros, que es la multa que contempla la ley antibotellón (tiene un nombre más chulo, pero es muy largo y no me acuerdo) del ayuntamiento. Y por supuesto una plaza del centro de Madrid, con más de 20 grados de temperatura y fin de semana es terreno abonado para que crezcan seis o siete coches de policía más dos de la secreta, todos ellos con su pareja de ocupantes. Torcí el gesto (me gusta más la calle que todas las cosas) y tuve que saciar la sed dentro de un bar, donde hacía más calor que fuera. Y todo por 20 centímetros, que es la diferencia entre el delito y la legalidad.

12 comentarios:

potsis dijo...

La vida es injusta, y lo peor, no es injusta para todos.

Pequeña Desorden dijo...

jajaja, ¿y que hiciste con la lata comprada en los chinos? ¿te la metiste en un bolsillo?o te la bebiste dentro del bar?
De verdad, yo tampoco entiendo esa lógica: un banco es beber en la calle y conlleva multa, 20 cm más allá es la mesa de un bar y la caña sube 3 euros más de su valor pero ya no es delito.
En fin, mundo loco este...

El opositor dijo...

Es totalmente absurdo. Aquí pasa algo parecido con la playa. Puedes quedar con un colega a mediodía para pimplaros una litrona en la arena y no pasa nada. Pero si eso mismo lo hacéis con una persona más y de noche... multazo que te crió. ¿Por qué?. No tiene sentido.

No voy a hacer el típico chiste de los 20 centímetros, jaja.

Un abrazo

Twat Boy dijo...

Opositor, me dejas de piedra. Cómo es eso, tres son multitud? No sabía nada...

Pequeña, no compré la lata, no lo hice, porque estuve sagaz y me di cuenta enseguida de la presencia de 43 policías, más que nada por los chalecos reflectantes.

Potsis, no lo sabes bien...

Un saludo a todos!!!!!!

Nesta Vazquez dijo...

Saludos desde VS

Respuesta a tu comentario

Manuela dijo...

¡¡Vente a la costa!! Uno de los gustos más buenos que tiene la playa es hacer botellon porrero con los amigos al anochecer y luego unas cervecitas y un bailoteo en el chiringuito correspondiente.
¿Me vas a odiar mucho por este comentario?.
Besos

Joven Eriza dijo...

Ayssss, es que hay leyes que de verdad... sólo velan por nuestra falta de libertad como individuos... No entiendo tantas prohibiciones de ese tipo... La educación cívica no debería basarse en prevenir más que en castigar?
Potsis tiene razón... esta sumisión no es igual para todos.
Un besico!

El Notable dijo...

eso de los tres como va??? si son 3 en la calle es botellon?? en fin, me parece injusto, hay demasiadas reglas para cosas sin importancia y pocas o casi nada para las que importan
http://elnotable.blogspot.com/

Twat Boy dijo...

Manuela, ¿cómo te voy a odiar por lo mejor del mundo? Es lo mejor del verano, ir a la playa con mi Niña o con los amigos y tomar una cervecita, y después darse un bañito nocturno... qué gusto!!!

Joven Eriza, es verdad, hay que educar, pero tamkbién nos lo hemos ganado a pulso. Yo siempre que he hecho botellón recogía todo después, por muy borracho que estuviera. ahora he visto portales en Madrid con una chapa en la parte de abajo para que la madera no se pudra por el orín. Pero aún así, me fastidia no poder tomar una cerveza fuera de las terrazas.

Notable, bienvenido, y estoy de acuerdo contigo, son leyes de cara a la galería, muy visibles y populares, y luego otros temas quedan cortos de legislación o directamente no existen.

Un saludo a todos!!!!!!

Twat Boy dijo...

Nesta, yo tampoco quiero compara dos países tan diferentes, pero hoy por hoy me quedo con España, aunque no sea el sitio ideal.
Un saludo y gracias por pasarte por aquí, vuelve cuando quieras!!!

El opositor dijo...

No, Twat y notable. El nº es lo de menos... el detalle importante es la zona donde estés bebiendo y la hora que sea.

Es un poco absurdo, yo lo he llegado a vivir en mis propias carnes y todavía no sé cómo nos libramos del multazo. En verano, si vas a la playa y almuerzas allí puedes beberte todo los tintos que quieras. Te puedes llevar mesas, sillas y lo que se te pase por la cabeza. ¿Y por qué no te multan?. ¡Esos sí que son botellones en toda regla!.

Twat Boy dijo...

Ah, vale vale, no te había entendido bien. Ten cuidado con las multas, que las carga el diablo!!!