lunes, 10 de junio de 2013

#MarcaEspaña

  Nací en un país, pasé la infancia en otro y ahora alcanzo la madurez en un lugar distinto. Y es que cuando nací y crecí vivía en un país que se esforzaba por redistribuir la riqueza, luchó por desarrollar una educación y una sanidad de titularidad pública y cobertura universal.
  Pero ahora no. Ahora vivo en una gran empresa, una empresa en la que obtienes los servicios que te puedas pagar. Una empresa en la que sólo cuenta el dinero que tengas. En definitiva, vivo en eso que llaman "Marca España", algo abstracto y de consumo exterior.
  No puede ser que un escuela infantil pública cueste más cara que una privada porque la Comunidad Autónoma de Madrid dé ayudas si acudes a esta última. Medida ideológica, claro, desmontando lo público porque no creen en ello. Por supuesto, sí, gobierna el Partido Popular.
  No puede ser que hospitales construídos con el dinero de todos y todas se entreguen a empresas privadas en cuyos consejos de administración figuren personas vinculadas al partido que gobierna en Madrid. Sí, el Partido Popular. Además, gestionar la salud para obtener beneficios no me cuadra.
  No puede ser que se quiera privatizar una empresa pública, centenaria, con beneficios de millones de euros anuales que permiten la construcción de un teatro o estaciones de metro sin coste para el ciudadano y que además abastece de algo tan esencial como el agua. Sí, es el Canal de Isabel II y sí, es el Partido Popular.
  No puede ser que hoy los estudiantes universitarios estén dejando sus estudios a medias porque no pueden pagar las tasas universitarias tras la fuerte subida que ha decretado el Partido Popular. Universidades públicas, claro.
  No puede ser que los colegios públicos vean aumentada la ratio de alumnos y alumnas, se queden sin docentes de apoyo, se queden sin profesores y profesoras a secas. Que se vayan de vacaciones siendo públicos y regresen en septiembre siendo concertados. Que las becas al comedor se encojan hasta la mínima expresión, que se pague por llevar la comida en tupper y se detecten casos de niños y niñas mal alimentados y que gobiernos como el andaluz decreten desayuno y merienda para escolares, medida criticada, eso sí, por miembros del Partido Popular.
  No puede ser que mientras trabajas estés aportando a la prestación por desempleo y cuando te hace falta la cantidad es irrisoria por la rebaja del Partido Popular. Eso sí, al grito de "¡Qué se jodan!" desde el escaño de una autodenominada representante del pueblo.
  No puede ser que haya miles de millones de euros que nos están sustrayendo a ti y a mí para dárselo a los bancos y sea inviable la dación en pago y el alquiler social. A pesar del masivo respaldo popular en España y en la Unión Europea a estas medidas. Y el Partido Popular tacha de terrorista a la Plataforma que más ha hecho en España por concienciar y conseguir soluciones habitacionales a las familias que ya no pueden pagar.
  No puede ser... ni tampoco puede ser... es vergonzoso que... 
  Rellena tus puntos suspensivos y sobre todo no lo olvides cuando convoquen protestas ni cuando lleguen las elecciones. Quedarse en casa no soluciona nunca nada...




2 comentarios:

Óscar Ansótegui Arias dijo...

No puede ser que el gobierno sea enemigo del pueblo, ni tampoco puede ser que 35000 manifestaciones en un año sean culpa de unos pocos radicales; es vergonzoso que la mentira sea una forma de gobierno. Un saludo

Carlos de la Parra dijo...

Aportas bien ésta convocatoria para que voten y saquen a éstos parásitos de sus vidas.
En cuanto más se gestione unir a la gente podrá llegarse al cambio necesario.